domingo, 26 de febrero de 2017

El “independiente” Consejo de Seguridad Nuclear

Toni Roderik D16. Dicen -está legislado- que “el Consejo de seguridad nuclear (CSN) es la institución española independiente de la Administración General del Estado, con personalidad jurídica y patrimonio propio, que tiene como fin primordial velar por la seguridad nuclear y la protección radiológica de las personas y del medio ambiente”.

En la actualidad, el CSN es un organismo colegiado formado por un presidente, un vicepresidente y tres consejeros, cuya permanencia está limitada a un máximo de dos mandatos de seis años cada uno. Antes de su elección, todos ellos deben pasar un trámite de aceptación ante la comisión competente del Congreso de los Diputados.

Sus funciones son eminentemente técnicas: entre otras, las de emitir informes para la autorización de las instalaciones, inspeccionar y controlar el funcionamiento de las instalaciones, proponer correcciones y sanciones, proponer reglamentación y editar normativa técnica, conceder licencias de operación en instalaciones radioactivas y nucleares en sus diversas especialidades, controlar la protección radiológica de los trabajadores y del público en general…


Veamos pues quienes son estos cinco personajes “independientes” que han acabado, después de sesudos informes técnicos, avalando la reapertura de la Central Nuclear de Garoña, cerrada después de haber cumplido su edad hábil de 40 años de funcionamiento, para continuar durante 20 años más sin tener en cuenta que Garoña es una central hermana de Fukushima.

El presidente “independiente” es Fernando Martí Scharfhausen, a propuesta del PP, que trabajó en Inisel y Gyconsa (hoy Indra) y Repsol. No nos extraña que haya votado a favor de la reapertura de Garoña ya que fue propuesto como Secretario de Estado de Energía por José Manuel Soria, el ministro del Impuesto al sol. Así mismo, firmó la orden ministerial por la que el Estado “establece el procedimiento de subasta para la adquisición de gas natural destinado al nivel mínimo de llenado” del Proyecto Castor. Esto significa que el erario público y los contribuyentes pagarán el gas inicial que la planta de la empresa ACS-ESCAL-UGS necesita. Manifestó, sin ruborizarse, que “para el CSN es fundamental el rigor técnico” que, seguramente, tienen el resto de miembros del CSN como ahora veremos.

La vicepresidenta “independiente” que también ha votado por la apertura de Garoña, junto con los tres miembros propuestos por el PP, es Rosario Velasco García, pediatra de profesión. Desde 1999, se dedica a la política. Ha sido concejala en el Ayuntamiento de Ponferrada (León), diputada en las Cortes de Castilla y León y diputada en las Cortes por el PSOE (2004-2008). Desde el 2011, es miembro del CSN -no sabemos si por “enchufe” de su paisano Zapatero– y con “grandes conocimientos técnicos sobre energía nuclear” como todos ustedes pueden imaginar.

El primer consejero “independiente” es Fernando Castelló Boronat. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y ejecutivo del sector financiero y seguros, ramas de la ciencia muy vinculadas a la Seguridad Nuclear y a sus peligros como todos sabemos. Ha sido concejal del Ayuntamiento de Castellón, diputado y portavoz del PP en las Cortes Valencianas con Eduardo Zaplana y consejero de la Generalitat Valenciana. Luego fue secretario de Estado de la Seguridad Social y diputado por el PP en el Congreso. Se dice de él que “es el hombre que siempre cae de pie”.

La segunda consejera “independiente”, Cristina Narbona Ruiz, la única que votó en contra de la apertura de Garoña, Doctora en Ciencias Económicas por la Universidad de Roma y profesora universitaria de Economía Internacional. Ha sido secretaria de Estado de Medio Ambiente y Vivienda (1994-1996), ministra de Medio Ambiente (2004-2008), embajadora de España ante la OCDE (2008-2011), diputada del PSOE en cuatro legislaturas y concejal del Ayuntamiento de Madrid. Considera “impúdico” que el CSN haga suya una propuesta de la patronal UNESA para desvincular las revisiones cada 10 años de las licencias de explotación. Pero en cambio siendo ministra de Medio Ambiente aprobó una resolución ministerial del secretario general de su departamento, Arturo Gonzalo Aizpiri, respecto al Proyecto Castor, en la que dice que tras haber estudiado “las medidas protectoras y correctoras indicadas por el promotor y las condiciones que se establecen en la presente resolución, no se deduce la posible existencia de impactos ambientales significativos que aconsejen someter el proyecto al procedimiento de evaluación de impacto ambiental”. Es consejera del CSN desde el 2012 y su cargo expira en el 2024. No sabemos si continuará aguantando esas “impudicias” hasta la expiración de su mandato.

El último consejero “independiente”, Javier Dies Llovera, que ha votado a favor de la reapertura de Garoña, es Ingeniero Industrial. Pronuclear, ha sido Vicepresidente de la European Nuclear Education Network (ENEN) desde el año 2013. Ha colaborado en 12 misiones de la Organización Internacional de la Energía Atómica. Rechazado en las Cortes como consejero del CSN, fue nombrado en el 2015 por designación directa del PP. Manifestó, públicamente, la necesidad de construir 10 reactores nucleares más en España y restó importancia al accidente de Fukushima afirmando que la situación se controlaría en unos pocos días. Un visionario… y un ¡crack!

Vista, pues, la independencia y las capacidades técnicas de los cinco miembros del CSN, no podemos más que quedarnos más tranquilos sobre la decisión tomada. Mucho más si escuchamos a esa otra filigrana de la política que es el presidente de la Junta de Castilla y León, el popular Juan Vicente Herrera, que pretende justificar la reapertura de la central nuclear con el peregrino argumento de que se crearían unos 500 empleos directos y unos 1.000 indirectos. No nos explica que desmantelar las centrales nucleares y una política decidida de desarrollo de las energías renovables generaría 100.000 puestos de trabajo y el sector renovable crearía 200.000 más, se aumentaría el PIB español, se mejoraría la calidad del aire y la seguridad pública, así como la democratización de la producción energética.
Leer más...

Excusatio non petita..

El Gobierno considera que Garoña “no se puede utilizar como precedente para el resto de centrales nucleares que están funcionando” El secretario de Estado de Energía, Daniel Navia, ha asegurado que el informe del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) para alargar la vida útil de la central nuclear de Garoña (Burgos) “en ningún caso es un precedente” para peticiones futuras de otras plantas que están abiertas y funcionando “ya que es una central singular que ya lleva cuatro años cerrada”. Leer más...

sábado, 25 de febrero de 2017

La luz es más cara y sucia durante el mes de Enero

El precio de la luz batió récords el pasado enero. Pero la electricidad no solo fue más cara, también más contaminante. Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) del sector eléctrico crecieron un 65,3% respecto a las del mismo mes de 2016. Así se desprende de los informes estadísticos de Red Eléctrica de España, que ofrece mensualmente datos de las emisiones asociadas a este sector
La luz es más cara y sucia durante el mes de Enero
Enero cerró con 7.894.077 toneladas de CO2 emitidas a la atmósfera en el proceso de generación de electricidad. En el mismo mes de 2016, se expulsaron 4.775.624 toneladas de dióxido de carbono, el principal gas de efecto invernadero, causante del calentamiento global, según el consenso científico. Mientras, de acuerdo con los cálculos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), la subida de la luz en enero de los clientes acogidos a la tarifa regulada hizo que, para un consumidor medio, se incrementara su factura un 9% respecto al mes anterior.
Ambos crecimientos, el del precio de la electricidad y el de las emisiones de dióxido de carbono, están relacionados. Este enero la producción de electricidad a través de las tecnologías hidroeléctrica -que es la más barata- y eólica cayó considerablemente si se compara con los datos del mismo mes del año anterior. Hubo menos viento y los pantanos contaban con menos reservas, con lo que se pudo generar menos electricidad a través de estos medios. En contrapartida, se empleó más el carbón y el gas, las dos fuentes que más CO2 emiten. Por ejemplo, el 21,6% de toda la electricidad generada este enero en España fue a través de las centrales de carbón; en enero de 2016, el 12,1%.
Con todo, si los datos de emisiones del pasado enero se comparan con los de los últimos diez años, están en la media. En la última década, la media de emisiones de CO2 del primer mes del año fue de 7.854.161 toneladas, algo menos que este año.
Centrales de carbón
El incremento -de un 65,3%- registrado respecto a 2016 se debe a que el año pasado fue excepcionalmente bueno. Y, otra vez, el clima y el carbón estuvieron detrás de esos datos. La energía producida en las centrales térmicas de carbón cayó un 30% en 2016 respecto a 2015, según un informe presentado este jueves por el Observatorio de la Sostenibilidad. Esto hizo que 2016 cerrara con un descenso de las emisiones de gases de efecto invernadero globales en España. Según ese informe, nuestro país las redujo un 3,1%, hasta las 328 millones de toneladas.
Pero uno de los autores del estudio, el economista José Santamarta, ha recordado que la principal causa de esta reducción fue "coyuntural", es decir, el clima y el mercado hicieron que se utilizara menos carbón. El informe del Observatorio de Sostenibilidad apunta también a que "las energías renovables se han convertido en el mercado eléctrico en las amortiguadoras visibles de los precios". Se cita, por ejemplo, el caso de la eólica, que "permitió en 2015 disminuir el coste anual de la energía (precio del KWh) en el 15,7%".
Leer más...

viernes, 24 de febrero de 2017

Técnicos nucleares denuncian "represalias" y maniobras "encubiertas" del CSN para reabrir Garoña

La Asociación Profesional de Técnicos en Seguridad Nuclear y Protección Radiológica (ASTECSN) ha denunciado que en el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) se están imponiendo "represalias" y una "cultura del miedo" hacia los técnicos y especialistas, con el fin de promover una "desregulación encubierta" que facilite la reapertura de la central nuclear de Garoña o el Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares. La presidenta de la ASTECSN, Nieves Sánchez Guitián, ha criticado la "politización" del CSN, y ha denunciado el nombramiento de consejeros del CSN como Javier Dies (PP), del que ha destacado que fue "impuesto" por el Gobierno del Partido Popular "sin haber recibido el respaldo del Parlamento". Estas designaciones --ha denunciado-- "restan independencia" y suponen "una muestra de caciquismo".

En lo que respecta a Garoña, Sánchez Guitián ha advertido de que "nunca las evaluaciones técnicas deben plantearse como excusa de decisiones políticas". Por ese motivo, ha afirmado que "nunca se debería emitir un informe favorable para una autorización de explotación cuando se incluyen condiciones imprescindibles para poner en marcha el reactor". El permiso para la reapertura --ha añadido-- "solo debería darse si ya se han realizado las modificaciones exigibles".

La asociación también ha criticado que el Pleno del CSN --constituido por tres consejeros designados a instancias del PP y dos propuestos por el PSOE-- "no entra en materia técnica" a la hora de adoptar sus decisiones, y que a los inspectores residentes "se les ha impedido hablar directamente con los técnicos especialistas".


La presidenta de la asociación ha afirmado que la mayoría del pleno "termina aprobando lo que las direcciones técnicas proponen sin preocuparse de sus fundamentos", y que dichas direcciones técnicas "promueven una cultura del miedo, aplicando represalias cuando lo han considerado necesario".

En la misma línea, ha censurado que en el Consejo de Seguridad Nuclear "no se crean grupos de trabajo abiertos, sino que se busca la compartimentación de los trabajos y el clientelismo". Todo ello unido al "secretismo de algunos expedientes, como los de Garoña, el del Almacén Temporal Centralizado (ATC) o Palomares".

De esa forma --ha añadido-- "se genera el ambiente adecuado para promover una desregulación encubierta, sin que nadie asuma la responsabilidad por omisión por todo aquello que no se mira
Leer más...

jueves, 23 de febrero de 2017

Comunicado del Foro contra Garoña

Hoy en día, cualquier persona con dos dedos de frente es consciente del riesgo que supone la autorización para la reapertura de Garoña.
El informe positivo a la petición de reapertura de Garoña ha sido el primer para una renovación sin límite temporal. El CSN se limita a pasar la pelota al Ministerio de Energía, que podría dar también una autorización 'sine die', en contra de las recomendaciones del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA)".
Paralelamente a estos cambios, el presidente del CSN, Fernando Marti Scharfhausen, ha enviado cinco cartas al ministro de Energía, en las que le solicita que apruebe cambios en las autorizaciones para que el proceso de renovación de los permisos sea más ágil. Una petición de oficio, que tan solo puede mostrar los intereses de los propietarios de las plantas, nunca de un órgano consultivo serio.
Es decir, se da una alianza nítida entre quienes pretenden imponernos este trágala: PP, CSN y Nuclenor (Iberdrola y Endesa) y una contestación social casi unánime.. ¿puede darse un compromiso personal, colectivo e institucional de esta mayoría social y política, que suponga un castigo real a quienes imponen Garoña y la energía nuclear? Se puede pasar de las palabras a los hechos; de la denuncia mayoritaria a la marginación y boicot de los responsables políticos y económicos de esta ruleta macabra respecto a nuestras vidas.
El respaldo del CSN es un paso previo a su posible re-apertura y muestra que este órgano es un elemento controlado por el Partido Popular, que ha nombrado a 3 de los 5 miembros del Pleno.
En marzo de 2013 y por decisión propia de la compañía propietaria, Nuclenor (participada al 50% por Endesa e Iberdrola), echaba el cierre. Ahora con más años, más obsoleta y peligrosa, con mayores costes de mantenimiento y reparación, se nos quiere vender la idea de su estado ideal y de posible funcionamiento normalizado.
El propio CSN admite los incumplimientos de Nuclenor a los requisitos previos, pero deja en manos de los propietarios cumplirlos o no. Esto supone, de facto, una exención encubierta al cumplimiento del nivel de seguridad, tal como ha advertido la Asociación de Técnicos en Seguridad Nuclear.
En 2011 finalizaron los 40 años de vida útil para los que fue diseñado el reactor, y el planteamiento de alargar la vida hasta los 60 años, supone un atropello y algo más grave, una irresponsabilidad que entraña peligro para centenas de miles de personas. Parece que, para algunos, los nombres de Chernobil o Fukushima no son suficientes para acabar de una vez por todas con la energía nuclear.
Resulta insultante este reparto teatral de papeles entre los golpistas nucleares, cuyos responsables imponen el riesgo a un grave accidente: muertes, desplazados, tierras no cultivables, y lamentos de lo que se podía haber evitado. Estos responsables, Gobierno en minoría del PP, Endesa, e Iberdrola, manejan los tiempos, trámites y discursos con descaro. Como somos la mayoría social y política, podremos hacer valer la oposición amplia, efectiva y disuasoria de imposiciones, que prevenga la posible re-apertura de Garoña
Es preciso que, en la lectura de estas líneas, podamos también fomentar la reflexión y contextualizar Garoña en el actual modelo energético oligárquico insostenible. Es necesario dar pasos en la socialización de un nuevo modelo energético alternativo, basado en la reducción de consumo, la autoproducción, la sustitución de modos y la energía renovable
El Foro contra Garoña, que agrupa a diferentes colectivos sociales, sindicales, medioambientales, así como a partidos políticos y personas individuales, reclamamos respeto al sentir mayoritario de la sociedad vasca y particularmente alavesa, contrarios a la reapertura de Garoña, negando cualquier legitimidad democrática a quien trata de imponer su reapertura, y que se termine con esta grave amenaza para la salud y la vida de tantas personas.
Leer más...